El propio viaje

es mi casa.

Matsuo Bashō