Sabemos que a parte de sed, a veces tenéis hambre. Así que os proponemos unos bocados exquisitos de diversas tipologías mediterráneas, que tienen la doble cualidad de ser deliciosos y no os piden el compromiso del mantel y cubiertos.

“Pues ahora me apetecería…” —Hecho. Ese es el espíritu.